Orson Welles, el hombre que amaba España

El mundialmente conocido director, actor, productor y guionista habría cumplido hoy 100 años. De él se conoce bien la crisis de pánico que generó en los Estados Unidos con su versión radiofónica de la novela La Guerra de los Mundos (1898) de H. G. Wells, y su Ciudadano Kane (1941) es toda una joya en la historia del cine. Sin embargo, pocos relacionan a Welles con España, a pesar de que nuestro país fue su pasión más grande.

Su amor por España y la cultura española comenzó cuando Welles viajó a Sevilla por primera vez cuando tenía diecisiete años. Con veintipocos, Ernest Hemingway lo convenció para que pusiera voz a la narración de Tierra de España (1937), en apoyo al bando republicano durante la Guerra Civil española. Este compromiso lo hizo involucrarse en la defensa del legado español que, desde ese momento, intentó preservar y promover.

Seis de sus películas se rodaron parcialmente en suelo español: Mr. Arkadin (1955), Una historia inmortal (1968), el inacabado Don Quixote, F for Fake (1974) y Al otro lado del viento, también sin finalizar pero que se ha anunciado que se estrenará hoy con motivo del 100 aniversario de su nacimiento. Campanadas a medianoche (1965) fue rodada íntegramente en España. Según contó en una entrevista realizada tan solo tres años antes de su muerte, esta última fue su película favorita. También fue su proyecto más ambicioso. Sólo se procedió a su producción una vez que Welles hubo aceptado escribir el guión, dirigir y participar como actor en la comercial Isla del Tesoro (1972), que usó los mismos lugares para el rodaje y el mismo equipo que Campanadas a medianoche. Dos películas al precio de una.

En sus documentales de viaje Alrededor del mundo (1955), dedicó tres de los seis episodios a España. Los dos primeros ofrecen un análisis de la gente, la cultura y el ritmo de vida del País Vasco. La película documental La Pelota Vasca (2003), dirigida por Julio Medem, utiliza parte del rodaje de los episodios de Welles y su serie Alrededor del mundo. El segundo de estos episodios se llama, precisamente, “La pelota vasca.” Welles concluye el episodio contando que en el País Vasco, al final de una historia no se dice “y fueron felices y comieron perdices”, sino que los vascos dicen “y los que vivieron bien, murieron bien.” Quizás por esta razón pasó la mayor parte de lo que le había de quedar de vida en España, disfrutando de sus paisajes, su comida, vinos y corridas de toros. Durante este tiempo, produjo otra serie documental para la televisión italiana, In the land of Don Quixote (1964), mientras viajaba con su familia por España.

don-quixote-welles

Como sentía devoción por nuestro país, deseó ser enterrado en España. Sus cenizas y las de su mujer descansan en el fondo de un pozo andaluz, en las afueras de Ronda, en la finca propiedad de su amigo, el matador Antonio Ordóñez. The Well (2005), el pozo en español, es el título del documental del director sueco Kristian Petri, en el que viaja por España tras la huella de Welles y su inconcluso Don Quijote.

Un romántico, quijotesco y español de corazón. Orson Welles.

Enlaces de interés:

Tierra de España

http://www.openculture.com/2012/06/ithe_spanish_earthi_written_and_narrated_by_ernest_hemingway.html

Alrededor del mundo. “La tierra de los vascos”

https://www.youtube.com/watch?v=hJlKx3NPuts

Trailer de The Well, de Kristian Petri.

 

         logo-cs            logo_gobierno_de_espana_ed_cul_dep               logo-ica  logo_Aecid       UoE_logo_colourlogo_consulado_edimburgo_web       regularmusic_logo1  University-of-Stirling